domingo, 22 de noviembre de 2015

#escenariostec: Los entornos abiertos en mi práctica profesional



La necesidad de desarrollar las competencias digitales


Usar la tecnología requiere desarrollar las competencias digitales, pero especialmente el sentido de autonomía, experimentación, iniciativa y proactividad (emprendimiento). 

Para aprovechar los recursos educativos abiertos (REA) es sumamente importante desarrollar las competencias digitales: identificar las fuentes de información, organizarlas, recuperarla, trabajarla (recrearla, mezclarla, reelaborarla), difundirla,...



Cuando identificamos las fuentes de información no solo son documentos, sino también son personas, en este caso conectadas mediante la red digital. Aprovechar los REA puede ser de manera individual, en una especie de aprendizaje en red, donde recibo desde mi entorno personal de aprendizaje (PLE) oculto; mejor si es de manera colaborativo en co-construcción (CITEP, 2015) desde mi PLE abierto.




La necesidad de desarrollar habilidades en el manejo de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), no solo es aprender las herramientas de recopilación, procesamiento y distribución de la información; sino cultivar la actitud para contactar y colaborar en la web 2.0.

Informe Horizon Projects


Las tendencias del desarrollo de las TIC con un enfoque educativo, está muy bien descrito, diagnosticado y sintetizado en el Informe Horizon del New Media Consortium (2013) “Las Perspectivas Tecnológicas en la Educación Superior en América Latina”, que de una u otra forma se va cumpliendo y aplicando lo que ya se había avizorado hace dos años.

Sin embargo, no deja de ser cierto lo que indica Elena García (2013) en "Reporte Horizonte: tendencias en tecnologías emergentes” con respecto al desarrollo desigual entre países, ciudades de un mismo país y universidades de una misma ciudad, siendo congruente con el informe que también indica las dificultades en adaptar y desarrollar las TIC en la educación e investigación superior.

A pesar de las diferencias que puedan existir, el informe es una fuente de inspiración para planear la aplicación de la tecnología de vanguardia en el sistema educativo, con adecuación creativa, mayor diversidad y enfrentar los problemas como oportunidad de mejora. 

Actitud frente a la tecnología


Carina Lion (2013) plantea que “la tecnología en nuestro cuerpo no es lo mismo que dar cuerpo a la tecnología”, a mi entender, con realidad aumentada o sin ella, las herramientas, como cualquier aparato extracorporal o extrasensorial del ser humano, forma parte de nosotros mismo; en cambio, dar cuerpo a la tecnología es materializar las ideas de posibles soluciones, desde el conocimiento científico, con nuevos procesos.



En el primero es parte del aprendizaje, como un proceso de asimilación personal, aunque Sherry Turkle (2012) advierte en qué medida cambia lo que somos; en lo segundo es un trabajo colaborativo en una comunidad de práctica o comunidad de aprendizaje, además es parte de la misión de crear el futuro . 


Crear el presente e imaginar el futuro (Carina Lion, 2013) de manera compartida, es el verdadero reto, por ello es importante la voluntad política, la asignación de los recursos para las soluciones consensuadas; cuando no se da ello el esfuerzo individual va parecer discontinua, eventual, espontáneo y difícilmente va tener sostenibilidad.

Desde lo individual el compromiso de compartir, de persuadir al colega y al amigo a las ventajas del uso de las TIC, que más allá de una obligación laboral es un compromiso con nuestros estudiantes, con el país y con la humanidad; por supuesto hay que persuadir o exigir, según sea el caso, a las entidades privadas o públicas, desde su responsabilidad, la movilización de los recursos para el desarrollo de la educación, la ciencia y la tecnología, como forma de asegurar el desarrollo productivo y alcanzar los fines de un mejor nivel de vida, desde lo material y también desde lo social, familiar y espiritual.

Mi plan desde lo individual para hacerlo institucional

En mi centro de trabajo el trabajo colaborativo, se pregona para los alumnos, pero queda como trabajo de grupo o, mejor aún, trabajo cooperativo; pero no logra ser una labor de un equipo efectivo o trabajo colaborativo; en los docentes la colaboración es menor, en parte por la carencia de una política organizacional que promueva e incentive ese estilo de trabajo. En todo caso desde lo individual se da a conocer la siguiente propuesta que bien puede ser acogida por la institución para su análisis, transformación y aplicación:




Referencias bibliográficas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario